sábado, marzo 01, 2008

LEER Haruki Murakami

Por decirlo de la forma más sencilla posible, para mí escribir novelas es un reto, escribir cuentos es un placer. Si escribir novelas es como plantar un bosque, entonces escribir cuentos se parece más a plantar un jardín. Los dos procesos se complementan y crean un paisaje completo que atesoro.
Desde el comienzo de mi carrera de escritor de obras de ficción en 1979 he alternado con bastante constancia entre escribir novelas y escribir cuentos. Mi pauta ha sido ésta: una vez termino una novela, siento el deseo de escribir algunos cuentos, entonces me entran ganas de concentrarme en una novela. Nunca escribo cuentos mientras estoy escribiendo una novela, y nunca escribo una novela mientras trabajo en unos cuentos.
Uno de los placeres de escribir cuentos es que no se tarda tanto tiempo en terminarlos. (...) No es como la total entrega física y mental que se requiere durante el año o los dos años que tardas en redactar una novela. Así que encuentro que escribir cuentos es un cambio de ritmo necesario.
Otra cosa agradable de escribir cuentos es que puedes crear un argumento a partir de los detalles más nimios..., una idea que brota en tu mente, una palabra, una imagen, cualquier cosa. En ese sentido, para mí el cuento es una especie de laboratorio experimental como novelista.
Los cuentos son como postes que indican el camino para llegar a mi corazón, y me siento feliz, como escritor, de poder compartir estos sentimientos íntimos con mis lectores.
Hubo un período en el que narraciones que había escrito como cuentos continuaron creciendo en mi mente, después de publicarlos, y se transformaron en novelas. Un cuento que había escrito mucho tiempo antes irrumpía en mi casa en plena noche, me zarandeaba hasta despertarme y gritaba: “¡Eh, que éste no es momento de dormir! ¡No puedes olvidarte de mí, todavía quedan cosas por escribir!”. Impulsado por esa voz, me encontraba escribiendo una novela. También en este sentido mis cuentos y novelas se conectan dentro de mí de una manera orgánica, muy natural.





*(Extraído de “El Cultural”, Enero-Febrero, 2008 ).-


7 comentarios:

BETTINA PERRONI dijo...

Que habilidad!... eso de dedicar un tiempo especial a cada proyecto ya sea novela o cuento me parece respetuoso para sus obras.

Sin duda, tiene debe tener una imaginación muy viva... en mi caso, quedaría a medias :S

Bonita semana! :D

Esther dijo...

Hay otra entrevista publicada por ABCD sobre Haruki Murakami muy interesante en la que explica la relación entre sus textos y el jazz. Aquí lo puedes leer.

EntreRenglones dijo...

...También resulta interesante esta otra explicación, bastante gráfica sobre la creatividad artística. Agradecido por el enlace, Esther...
TE SALUDO:

EntreRenglones dijo...

...Sí, Bettina la imaginación no puede faltar. Aunque tras esa aparente habilidad se suele ocultar un duro y continuado trabajo. Gracias, amiga: ¡feliz semana para ti!... SALUDO:

MentesSueltas dijo...

A mi las novelas me movilizan mucho. Esoty tentado a escribir una, pero me parece que no me sentiré cómodo, no sé... Me gusto como expresaste tus ideas.

Un abrazo
MentesSueltas

EntreRenglones dijo...

...Son las palabras de Murakami, amigo MentesSueltas; a mí también me gustó la manera de expresarlo. Te animo a que te atrevas a intentarlo, es la mejor manera de enfrentarse a la tentación de la novela... SALUDO:

SoL LuNaR dijo...

LUZ