sábado, septiembre 06, 2008

LEE Antonio Machado en Soria

De cuando en cuando acostumbro a regalarme una breve escapada. En esta ocasión, coincidiendo con el final de mis vacaciones, me regalé una ruta literaria largamente postergada, unos días de viaje a Soria, donde pude comprobar in situ la huella perenne de ANTONIO MACHADO, el poeta sevillano convertido hoy en un icono de la ciudad castellana, que el año pasado aprovechó para recordar y reforzar su nexo de unión con el poeta, al conmemorarse el centenario de su llegada a Soria como profesor de Francés, ocupando por oposición, una vacante en el Instituto Técnico. Recorrí la calle El Collado, donde Machado se hospedó la primera vez que se acercó a Soria y que, posteriormente se trasladaría a otra calle cercana, a la calle Estudios, con motivo de la llegada de las tres sobrinas de la dueña de la pensión. Una de estas sobrinas era Leonor Izquierdo, de apenas catorce años, quien con un año más contraería matrimonio en la Iglesia de Santa María La Mayor, situada en pleno corazón de la Plaza Mayor, con un Antonio Machado de treinta y cuatro años; aquella diferencia de edad entre la pareja fue objeto de polémica, incluso el mismo día de la boda, cuando unas voces elevaron el tono contra el profesor y poeta, aunque sin mayor trascendencia.
También recorrí el paseo a orillas del Duero que en tantas ocasiones el poeta realizaba solo o en compañía de su amada, compartiendo poemas, sentires y, con toda seguridad, incidencias cotidianas. La ermita de San Saturio, patrono de la ciudad se erige un poco más adelante, sobre los cimientos rocosos de la ladera; varios puentes atraviesan el río, donde no faltan los recuerdos que aluden al poeta, versos grabados en la roca, en placas, a cada paso, en las orillas, bajo la sombra de los álamos.
En aquella etapa soriana el poeta acudía a las tertulias de la tarde en el Círculo de la Amistad, donde hoy puedes entrar sólo si eres socio o también a desayunar en la cafetería, dentro de un horario estipulado. En total fueron cinco años, pero esa etapa soriana es la que supuso la grandeza del poeta, quien reconocería posteriormente que en ningún otro lugar fue más feliz. Grandeza y tragedia. Cuando en un viaje a París, Leonor vomita sangre, descubren la enfermedad que afecta a la esposa del poeta; será la tuberculosis la que acabará con la vida de Leonor tres años después. Es la impotencia del poeta, quien confiesa en una carta a su amigo Unamuno, que habría preferido morir el primero, la que ha sustituído al milagro que Machado esperaba para su amor, el mismo que resucitaba en el poema al olmo herido por el rayo. Antonio Machado se traslada entonces a Baeza, después a Segovia, mucho antes de Guiomar, del exilio a Francia, de su enfermedad al otro lado de la frontera, de su muerte a orillas del mar en Collioure, tres días antes que su madre, quien le acompañaba, ligero de equipaje, como un españolito más.
De regreso por esos campos de Castilla no pude evitar el eco de sus versos en mi memoria:

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿A dónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
-La tarde cayendo está-.





...Versos vivos, muy vivos. Gracias, poeta, hasta siempre...


.

6 comentarios:

Ana Belio dijo...

He venido a conocerte, porque estamos juntos en los premios prize bllogger.

Te deseo suerte y creo que escribir y recomendar lecturas de poetas consagrados, personalizándolo como lo haces, es muy gratificante.

Saludos.

EntreRenglones dijo...

...Te agradezco el detalle, Ana: ¡Encantado! Lo de los premios es lo de menos, lo que importa es lo que nos gusta, leer, escribir, conocer, aprender... BIENVENIDA:

magaoliveira dijo...

Lee, la poesía tiene ese encanto de unir personas, tejer sus miradas y cautivarlas por medio de los versos.

Machado es uno de mis favoritos y ahora también lo eres tú.

Magaoliveira

EntreRenglones dijo...

...Todo es empezar, Maga Oliveira, echas a andar de la mano de la Poesía y se abren los caminos, aparecen los amigos/as. Me alegra encontrarte por aquí, Maga...
NOS LEEMOS:

alma dijo...

A dónde el camino irá?...quizás lo importante es seguir andando...

EntreRenglones dijo...

...Sí, Alma, disfrutar del viaje, compartir mientras tanto, antes de llegar a Itaca. Sin duda, amiga...
GRACIAS A TI: