viernes, septiembre 22, 2006

Leer a MERCEDES SALISACHS

"La soledad, mal que nos pese a los escritores,
es el primer factor que se precisa para escribir”.


Este verano descubrí a Mercedes Salisachs al leer “La palabra escrita”, donde la veterana escritora nos lleva de la mano en un paseo por la Literatura con sus consejos, confesiones y sobrada experiencia, siempre fiel a un criterio serio y de autenticidad literaria. De sus escritos se desprende ese amor a la palabra y, en este sentido, algunas de sus frases no tienen desperdicio:

“Ser escritor es, sobre todo, ser un ente solitario. Una especie de criatura desterrada de la normalidad cotidiana: un misántropo anclado en el desierto de su propio mundo, ese mundo que nadie, ni siquiera otro escritor, puede adivinar”.

Se inició como escritora en 1955 con ‘Primera ma?ana, última ma?ana’ y, con 89 a?os, Mercedes Salisachs publicó su última novela: ‘Reflejos de Luna’. Detrás queda una dilatada carrera reconocida por los premios Planeta (‘La Gangrena’, 1975) y Fernando Lara (‘El último laberinto’, 2004), entre muchos otros. Investigando un poco rescaté esta entrevista que nos revela algo más sobre ella y sobre ese amor contagiable por la Literatura:

-?Cómo surge en usted la vocación literaria?
Desde que era una ni?a siempre me gustó mucho leer y escribir historias, cuentos y novelitas muy cursis. Mi padre era un intelectual que poseía una biblioteca formidable. Recuerdo que a la hora del almuerzo, mi padre y mi madre siempre hablaban de libros. Me compraban todos los libros y tebeos que quería.
-?Cuál es el truco para mantenerse tan activa a sus 88 a?os?
Cuando era joven siempre pensaba que no quería envejecer como esas personas mayores que se alejan del mundo que les rodea. Casualmente ha sido mi vocación la que me ha permitido poder seguir escribiendo y trabajando, mantenerme activa. Pero, la verdad es que estoy bastante sorda, y eso me impide hacer muchas cosas, pero no escribir. Mi gran pena es que no puedo escuchar música mientras escribo.
-Su aspecto es fantástico...
Pero no te olvides de que las apariencias enga?an. Me falta fuerza y mis dedos son ya muy torpes.
-?Escribe a máquina o utiliza ordenador?
El ordenador ha llegado muy tarde para mí. El tiempo que yo perdería en aprender informática lo necesito para escribir. Los artículos, por ejemplo, los hago a mano y los dicto a mi secretaria que los pasa al ordenador.
-?Qué le ha regalado la Literatura?
Me ha dado muchos disgustos y también muchas satisfacciones, pero sobre todo una gran estabilidad porque lo que yo siempre quise hacer fue escribir.
-Alguna vez se ha quejado de ser una escritora no suficientemente valorada por sus colegas.
No jamás, yo no diría nunca eso porque no sé si tengo valor, pero lo que sí me he sentido es olvidada, porque vivo en Catalu?a, no pertenezco a ninguna camarilla literaria y van pasando las cosas y nadie se acuerda de mí. Pero, en fin, pienso que eso es lo normal. Ahora, en Madrid está el mundo literario y como yo estoy lejos de él, se olvida de que existo. Bueno y además ya soy muy vieja y los escritores son muy jóvenes.
-Las novelas permanecen menos de dos meses en el escaparate de las librerías. ?Qué opina de este marketing tan agresivo?
Es una pena. Mezclan una cosa con la otra. Libros de verdadera calidad literaria con libros de usar y tirar, malísimos. Esto es muy decepcionante para los autores que ven como su trabajo es una simple mercancía.
-?Cree que se lee en Espa?a todo lo que se compra?
Pienso que actualmente se lee mucho. Y tenemos que dar gracias a la televisión, que al ser tan mala creo que está empujando a mucha gente a comprar libros para evitar el aburrimiento de la pantalla.
-?Le resultó difícil compaginar en su época su faceta de madre, esposa y escritora?
Lo llevé bien porque mientras mis hijos fueron peque?os no escribí ni una línea, pero cuando fueron un poco mayores me centré en la literatura. Sólo dejé de escribir durante 10 a?os, la época en la que estuve cuidando de mi marido enfermo.
-?Sufre ante la hoja en blanco?
Mucho, pero más sufriría si no pudiera escribir. Para mí es un necesidad. Mi vocación de escritora viene por la necesidad de comunicar cosas a la gente para que reflexionen sobre ellas. No sé si lo consigo, pero lo intento.
-?Qué necesita para escribir?
La soledad. Estar sola, también es bueno. Yo me he sentido sola en muchas épocas de mi vida y lo pasé mal, pero llegó un momento en que me acostumbré a esa soledad, que fue lo que me hizo ser capaz de seguir adelante y crear. Cuando escribo siempre me aislo. También es necesario aburrirse, porque cuando uno se aburre, piensa, y cuando uno piensa, crea.
-?Qué opina de la literatura actual?
Hay cosas muy buenas, que merecen la pena y otras nefastas, que se dan por buenas, y eso es lo malo.
-?Qué no perdonaría jamás?
Yo lo perdono todo.
-?Y qué no puede soportar?
La ignorancia voluntaria. Esas personas que se niegan a saber y a aprender para hacer las cosas mejor, eso me pone enferma.
-?Cuál es su mayor virtud?
Quizá la tenacidad o el amor propio, no lo sé.
-?Tiene algún defecto?
Que soy terriblemente ordenada, tanto que puede llegar a ser un defecto.
-?Se arrepiente de algo?
De muchas cosas. Me he equivocado mucho. Soy un desastre, aunque parezca lo contrario.

Entre algunas de sus obras figuran: “La conversación, Desde la dimensión intermedia, La palabra escrita, El volumen de la ausencia, El declive y la cuesta, El ni?o que pintaba sue?os, Adagio confidencial, La presencia, Más allá de los raíles, La estación de las hojas amarillas”, etc. Ha sido articulista para ABC durante un largo período de tiempo, ha colaborado en distintas emisoras de radio y programas de T. V. y ha escrito numerosos artículos y ensayos para periódicos y revistas de Espa?a. Actualmente, a sus noventa a?os, colabora en el periódico La Razón y es capaz de escribir:

“Vivimos en un entramado de servidumbres (casi siempre potenciadas por la vanidad y el afán de poder) donde el esfuerzo, por lo general, es poco valorado y las influencias dominan inevitablemente cualquier situación”.

“El autor que pretenda escribir en serio y no “venderse” por un pu?ado de monedas, deberá, ante todo, revestirse de responsabilidad y analizar cada factor que, al margen de la trayectoria novelística, deba representar un papel ingrato por lo oculto, pero necesario para mantener la veracidad de lo que plantea”.

“De pronto descubrimos que en este mundo nada puede durar siempre por mucho que haya estallado en victorias, honra, éxitos y logros honoríficos, y que escribir para triunfar viene a ser lo mismo que escribir para el olvido”.


? GRACIAS POR VUESTRA VISITA, AMIGOS/AS !
http://leetamargo.blogia.com

4 comentarios:

principemestizo dijo...

voy a ver si la consigo aqui.por cierto gracias por el honor d etu visita, tienes un blog espectacular

EntreRenglones dijo...

...Me halaga que lo tengas en ese concepto, Príncipemestizo. Gracias a ti por acercarte a compartirlo, amigo... TE SALUDO !

Sonia dijo...

Llegue aquí por curiosidad y vaya sorpresa. Me encantó tu blog. Debo confesar que el título de tu último post no me dijo nada.. desafortunadamente, no la conozco; luego deslicé la mirada y vi una cita sobre la soledad... me llamó la antención por que soy una solitaria emperdenida, de veras... “Ser escritor es, sobre todo, ser un ente solitario. Una especie de criatura desterrada de la normalidad cotidiana: un misántropo anclado en el desierto de su propio mundo, ese mundo que nadie, ni siquiera otro escritor, puede adivinar”. No soy escritora pero esto me viene com anillo al dedo. Parace como si estuviera hablando de mí. Volveré porque me cautivaste!
Saludos!

EntreRenglones dijo...

...Después de todo escribir sirve para descubrirnos, Sonia, no estamos solos del todo. También me encuentras en:
http://leetamargo.blogia.com

Eres bienvenida, amiga...
TE SALUDO!